Paz Que Sobrepasa Todo Entendimiento

Jan 21, 2019 | Blog

Josh Moore

Josh Moore

Northplace Staff

Mi esposa y yo hemos cuidado a nuestro sobrino, Asher, desde que era un recién nacido. Yendo de casa en casa, nunca tuvo su propia cama y no se había acostumbrado a dormir solo durante la noche. Cada vez que duerme en nuestra casa, primero lo ponemos en el sofá y, a veces, termina en nuestra cama. Se acurruca junto a nosotros con un brazo fuera de las sábanas tocando a uno de nosotros. A veces se mueve y cuando se despierta y se da cuenta de que ya no nos está tocando, entra en pánico. Adrienne o yo simplemente decimos: “Está bien, estoy aquí.” Colocamos nuestro brazo alrededor de él y se vuelve a dormir. Su preocupación se va de inmediato.

Como una persona que ha luchado contra la ansiedad y ha aconsejado a las personas sobre el tema de la ansiedad, sé que es una epidemia en nuestra cultura. A menudo podemos sentir que Dios está en nuestra contra, ya nos hayan pasado para un ascenso, un mal diagnóstico o un conflicto familiar o con otras relaciones.

Cualquiera que sea la adversidad o conflicto que pueda estar en tu vida, este versículo nos da consuelo. Porque al igual que mi sobrino Asher necesita saber que estoy cerca en la oscuridad de la noche, tu y yo debemos saber que nuestro Padre Celestial está cerca de nosotros en las áreas más oscuras de nuestras vidas. Eso es exactamente lo que dice Sofonías en Sofonías 3:17 (NTV):

Pues el Señor tu Dios vive en medio de ti.
Él es un poderoso salvador.
Se deleitará en ti con alegría.
Con su amor calmará todos tus temores.
Se gozará por ti con cantos de alegría».

Comienza diciendo “Dios vive en medio de ti” o que “Él está aquí”, al igual que Asher quiere que Adrienne o yo estemos. No solo está aquí, sino que también es íntimo y personal. Él “se deleitará en ti con alegría”.  “Calmará todos tus temores” y ” se gozará por ti con cantos de alegría.” Es debido a este amor y alegría por nosotros que el miedo, el dolor y la ansiedad no tienen lugar en nosotros. Tenemos una esperanza porque sabemos que Él nos consolará con su indescriptible amor y gracia.

Con esta esperanza viene la paz, una paz que dice Pablo, “sobrepasa todo entendimiento”. ¡Descansa hoy en el consuelo de que nuestro Señor está aquí!