Dios Está Presente

Jan 25, 2019 | Blog

Donna Peters

Donna Peters

Pastor de Grupos y Asimilación

Sofonías 3:17 (NTV)
Pues el Señor tu Dios vive en medio de ti.
Él es un poderoso salvador.
Se deleitará en ti con alegría.
Con su amor calmará todos tus temores.
Se gozará por ti con cantos de alegría».

Es tan reconfortante saber que Dios, el Dios que creó el universo, elige ESTAR AQUÍ con nosotros.

Dios está total y poderosamente presente justo donde estamos. Las Escrituras dicen que Él nunca nos dejará, ni nos abandonará (Deuteronomio 31: 6) y su presencia irá con nosotros (Salmo 139: 7-12). No estamos solos en nada de lo que hacemos. Él está con nosotros en todo momento. Dios anhela darnos a conocer su presencia en cada área de nuestras vidas.

La mayoría de nosotros creemos que Él está con nosotros, pero ¿alguna vez te has preguntado cuál es su opinión o pensamientos acerca de nosotros mientras Él está con nosotros? ¿Está Él con nosotros, pero decepcionado con nosotros o enojado con nosotros? ¿Está Él aquí, pero nos condena? O, ¿está presente con nosotros y se deleita en nosotros?

Verlo como un Dios que se deleita en mí no fue siempre la forma en la que vi a Dios. Creía que estaba conmigo, pero que probablemente estaba decepcionado conmigo por mis fallas y por no poder estar a la altura, lo que pensaba que eran sus normas. Yo sé mejor que nadie todas mis debilidades, fracasos y dudas. Mis creencias y visión de Dios definitivamente no estaban basadas en la verdad de las Escrituras.

“Él se regocijará sobre ti con alegría,
Él te tranquilizará con su amor,
Él se regocijará por ti cantando”.

Esta verdad arroja luz sobre lo que debe ser nuestra visión de Dios. Este verso revela el verdadero corazón de nuestro Padre hacia nosotros. Él ama a quien nos creó para que seamos. Él se regocija en nosotros.

No somos un fracaso en sus ojos. Él nos ama tal como somos. Él está de todo corazón contento de que somos suyos. El Creador y Sustentador de todo, se regocija en nosotros como Su creación. Fuimos hechos intencionalmente, porque Dios anhelaba tener una relación con su pueblo.

Somos lo que Dios más ha deseado en la tierra. Su anhelo principal siempre ha sido la relación con nosotros, y por nuestra fe en Él, le hemos dado lo que siempre ha querido. Él quiere darnos oídos para escuchar Su “canto”, para que podamos tener la misma perspectiva para nosotros mismos, como Él la tiene para nosotros.

Isaías 62: 5 (NTV)
Tus hijos se dedicarán a ti, oh Jerusalén,
como un joven se dedica a su esposa.
Entonces Dios se regocijará por ti
como el esposo se regocija por su esposa.

Salmo 147: 11 (NTV)
No, el Señor se deleita en los que le temen,
en los que ponen su esperanza en su amor inagotable.

Salmo 139: 17-18 (NTV)
17 Qué preciosos son tus pensamientos acerca de mí, oh Dios.
¡No se pueden enumerar!
18 Ni siquiera puedo contarlos;
¡suman más que los granos de la arena!
Y cuando despierto,
¡todavía estás conmigo!

Pensar que el Dios del universo se toma el tiempo para deleitarse en nosotros y cantar sobre nosotros es al mismo tiempo asombroso y humillante. Hay tal gozo en el corazón del Padre, cuando Él está con nosotros y nosotros estamos con Él, que no puede evitar alegrarse por nosotros en toda nuestra fragilidad y debilidad. En el libro, El Evangelio de Ragamuffin, Brennan Manning dice: “Mi conciencia más profunda de mí mismo es que soy profundamente amado por Jesucristo y no he hecho nada para ganarlo o merecerlo”.

Hoy, podemos centrar nuestros pensamientos y emociones en Su verdad, viéndolo como Aquel que se deleita en nosotros, en todas nuestras debilidades. Que lo escuchemos como el que canta sobre nosotros con alegría, confiando en que Él completará lo que Él ha comenzado en nosotros. Y, que realmente descubramos qué tan cerca está Él de nosotros y cuán profundamente enamorado está de nosotros.